Proyecto para la mejora de indicadores académicos

El principal objetivo de este eje es incrementar la cantidad de graduados en ingeniería en un 50% en 2016, y en un 100% en 2021, con relación al año 2009 en forma gradual, en carreras que completen el segundo proceso de acreditación.

Incrementar la retención en el ciclo básico y especializado

Uno de los factores en los cuales los planes de mejoras de la SPU apuntaron fuertemente, fue a revertir los niveles de deserción producidos por la alta empleabilidad de los estudiantes avanzados en las carreras de ingenierías.

Es por ello, que se realizó un completo análisis del impacto de factores socioeconómicos y laborales en el rendimiento académico, lo que permitió implementar acciones que lograron, desde 2003 a la fecha, un crecimiento sostenido en la mejora de los indicadores de ingreso y retención de alumnos. Tal es así, que en los últimos años, la renovación de los alumnos ingresantes fue del 65%, y el promedio de la cantidad de estudiantes avanzados (con 26 o más materias rendidas) se incrementó un 86%.

Estos indicadores, expresan el positivo impacto que ha tenido la implementación del Programa de Mejoras con sus apoyos pedagógicos, tutorías y mejoras en la relación docente-alumno en los primeros años, a los que se sumó el lanzamiento, en el año 2009, del Programa Nacional de Becas Bicentenario con el objetivo de facilitar el ingreso y minimizar la deserción motivada por el factor económico. Conjuntamente con este Programa, se implementaron las Acciones Complementarias de las Becas Bicentenario para apoyar y efectuar un seguimiento personalizado de los alumnos becados, y se implementó un incremento en los montos de dichas becas, a partir de tercer año.

Proyectos de Mejoras
Entre otros planes, se llevaron a cabo los de Mejoras de la Enseñanza de Ingeniería Informática, Sistemas y Computación, y de Ingeniería Forestal, Zootecnista y Recursos Naturales Renovables, con la finalización del proceso de acreditación implementado por CONEAU.

A ello, se suma la puesta en marcha de la Ley Nacional de Educación Técnica, que apunta a incrementar la cantidad de técnicos de nivel medio con posibilidades de inserción directa al mercado laboral, y el apoyo hacia el interior de las universidades, de políticas de formación que permitan mejorar la continuidad de los alumnos que trabajan.